Blog

Trucos y consejos para quitar los malos olores de un sofá

Trucos y consejos para quitar los malos olores de un sofá

A menudo los olores que rodean el hogar de manera cotidiana pueden quedar impregnados en nuestros sofás, y esto no resulta para nada agradable a la hora de sentarnos a descansar y a pasar un buen rato de ocio.


Como la mayoría de ustedes sabrán, los sofás son elementos esenciales en cualquier sala de estar, por lo que su limpieza y su mantenimiento regular es verdaderamente importante para que puedan cumplir su función principal. Si has notado que tus sillones han comenzado a tener un aroma extraño y para nada agradable, puede que haga falta una sesión de limpieza para eliminar esos olores molestos. En esta oportunidad compartiremos con ustedes una serie de tips y consejos para quitar esos feos aromas y volver a disfrutar de nuestro sofá como antes.

Eliminando malos olores del sofá

Como dijimos en párrafos anteriores, una sala de estar no puede estar completa sin un buen sofá donde sentarnos y pasar el rato: es bastante común que estas superficies agarren mal olor por el movimiento y el mismo traqueteo de la vida cotidiana, sin importar si están tapizados en cuero o en tela.

Ten tu hogar siempre libre de malos olores con estos consejos

Para eliminar los malos olores, tenemos algunas sugerencias que podrás aplicar en tu hogar para recuperar el aroma natural de tus sofás:
Limpiado seco del sofá. Esta primera alternativa es una opción casera y súper ecológica que podrás aplicar en tu hogar cuando necesites higienizar y recuperar el buen aroma en tu sillón. Prepara un recipiente con tomillo, bicarbonato y lavanda seca. El bicarbonato de sodio será el encargado de desinfectar tu sofá y quitar esos malos y molestos olores. Cuando no vayamos a utilizar el sillón, aplicaremos esta mezcla y la dejaremos reposar durante varias horas. Luego, pasaremos la aspiradora para quitar los restos.
El vinagre blanco. Este líquido es realmente mágico cuando de quitar olores y desinfectar superficies se trata, y para este caso vamos a combinar el vinagre blanco con un poco de agua para que el aroma no sea tan fuerte. Lo aplicaremos en nuestro sofá utilizando un atomizador, luego de que seque ya notaremos la diferencia y tanto los olores como las bacterias y gérmenes habrán desaparecido.
Amoniaco y agua. El amoniaco es otra buena alternativa para quitar olores y matar cualquier bacteria que ande dando vueltas por nuestro sofá y que queramos eliminar por completo. Lo mejor es escoger amoniaco perfumado para que no tenga tanto aroma a químico, y para aplicarlo lo mezclaremos con una buena cantidad de agua y rociaremos encima de la superficie y de la tela del sofá.
El mantenimiento. Finalmente, los sillones requieren de un cuidado y un mantenimiento especial para poder encontrarse siempre en buen estado. Lavados en seco, lavados con agua y con productos especiales, son algunas de las rutinas que no podemos dejar de aplicar para que las superficies se luzcan como corresponde y no se vean desmejoradas. Por otro lado, pasar la aspiradora de manera regular es fundamental para mantener bien el sofá.