Blog

Como afecta la decoración al bienestar emocional

Como afecta la decoración al bienestar emocional

Neuroarquitectura o decoración emocional

Si alguna vez te has sentido incomoda o has percibido mala vibra en cierto ambiente, déjame decirte que no han sido paranoias tuyas: según la disciplina de la neuroarquitectura, la decoración de un espacio tiene una influencia directa en nuestras emociones y en la forma en la que nos sentimos en determinado momento y lugar. De forma contraria, es frecuente que nuestro bienestar aumente considerablemente cuando nos encontramos en un sitio bien ambientado y decorado, con buena iluminación y una estética armoniosa.
Cuestiones como la luz, el tipo y la calidad de los muebles, la ubicación de los elementos y los pequeños detalles de un espacio pueden llegar a generar en nosotros una oleada de energía positiva y afectar a nuestro estado de ánimo, teoría que sostiene la corriente de la neuroarquitectura (también conocida popularmente como decoración emocional). En el artículo de hoy les contamos un poco más sobre esta disciplina y compartimos con ustedes algunos consejos para hacer de sus espacios lugares propicios.

La neuroarquitectura y los espacios amenos

No es ningún secreto: un ambiente pulcro y bien decorado puede mejorar nuestro estado de ánimo, sobre todo si se trata de nuestro hogar en donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo libre. Esto es lo que sostiene la corriente de la neuroarquitectura, disciplina relativamente nueva que hace hincapié en estos principios que, si bien son bastante evidentes, a veces pasan desapercibidos.
Para que podamos aprovechar al máximo nuestro hogar y lograr un espacio que nos llene de energía, mejore nuestro ánimo y nos haga sentir bien podemos aplicar algunos sencillos consejos de la decoración emocional que definitivamente marcarán un antes y un después en el hogar:

  • Cuida la iluminación. Uno de los pilares de la neuroarquitectura recae en el tipo de luz que tenemos en la casa. La iluminación tiene un impacto directo no solo en nuestra salud psíquica y emocional sino también en la física. Una buena recomendación es aprovechar las ventanas y aberturas para permitir la mayor entrada de luz natural posible durante el día, una fuente increíble de iluminación que hace que cualquier sitio se vea diferente.
  • Formas. Según la neuroarquitectura, los muebles o elementos con punta y esquinas con mucho ángulo suelen generar sensaciones negativas. Para decorar tu hogar haciendo hincapié en lograr emociones positivas, lo mejor es optar por las curvas. En caso de que no tengas otra alternativa y tus muebles sean angulosos, te recomendamos agregar objetos como jarrones o cojines redondos para disminuir el impacto.
  • Orden. Un lugar bien ordenado siempre es mucho más cómodo y emocionalmente positivo que un sitio que se encuentra repleto de basura. Además, difícilmente tus muebles y tu decoración puedan lucirse como corresponde si el lugar no se encuentra correctamente aseado.